Habilidades motrices finas  


El término "habilidad motriz" se refiere a la capacidad de una persona para realizar movimientos. Las habilidades motrices se pueden dividir en las habilidades motrices gruesas y finas. Cuando se habla de las habilidades motrices gruesas, nos referimos a la capacidad general de nuestro cuerpo para moverse. Las habilidades motrices gruesas incluyen los movimientos de la cabeza, los hombros, el torso, la pelvis, el brazo y las piernas. Las habilidades motrices finas, por el contrario, se refieren a los movimientos de los dedos, los pies, la cara, la boca, las manos y los dedos, así como a la coordinación de ambas manos.

A partir de los 3 años se puede observar en los niños el desarrollo continuo de la motricidad fina. En esta etapa, los músculos de los niños crecen muy rápidamente, lo que aumenta la resistencia y la fuerza del niño. Esto, a su vez, hace que sus movimientos se vuelvan más suaves y hábiles. El creciente uso de los medios de comunicación modernos y la disminución en el interés por la escritura y caligrafía hace que sea más y más difícil para los niños poner en práctica las habilidades motrices finas y conseguir movimientos delicados. Por ello, el aprendizaje continuo de las habilidades motrices es tan importante para los niños pequeños. Las manualidades son una forma saludable de que los niños practiquen sus habilidades de motricidad fina, así mismo, el uso de bolígrafos, tijeras, pinceles y pegamentos entrenan activamente la interacción de los dedos. Este desarrollo también puede apreciarse en los movimientos de un niño al dibujar. En la primera etapa del desarrollo motor, los movimientos del niño son controlados por los grandes músculos de los brazos. Con el tiempo, ya que el niño utiliza cada vez más los músculos del antebrazo, los movimientos, y por lo tanto los dibujos, son cada vez más detallados y precisos.


Materiales como el cartón, la plastilina y la arcilla ayudan a los niños agarrar objetos con una mayor precisión y a mover los dedos y los brazos por separado, así como independientemente del cuerpo. Además, trabajar con la plastilina o arcilla ayuda a entrenar las habilidades sensoriales. Esto es particularmente importante para garantizar una sujeción segura de un bolígrafo, y por lo tanto facilitar el aprendizaje de la escritura en la escuela. El entrenamiento de las habilidades de motricidad fina ayuda a prepararse para la escritura mediante el uso de la muñeca. Otro punto a favor de la realización de manualidades con regularidad es el hecho de que los niños sólo comienzan a hablar después de alcanzar un cierto nivel de destreza. Esto se debe a que el centro cerebral del lenguaje está estrechamente vinculado a las áreas del cerebro responsables de la motricidad fina. Por lo tanto, las manualidades ayudan a aumentar considerablemente el desarrollo del centro del lenguaje.

Los niños tienen un inherente deseo de expresar su artística creatividad e imaginación. Las manualidades son un excelente vía para desarrollar su imaginación y sus habilidades desde una temprana edad. Pritt ha tenido esto en cuenta y se ha planteado por objetivo diseñar diferentes ideas de manualidades creativas para los niños. Los niños aprenderán a pegar, cortar, doblar y dibujar, de este modo pondrán en práctica sus habilidades motoras finas de un modo divertido.

Únete a nuestra página de Facebook  “Educar, pegar, volar con Pritt” y comparte tus impresiones.